Breve fragmento de mi novela Donde acaban mis pies

...También Amina cerró su negocio, y bajo la luz de la luna, caminó absorta entre el tráfico y los árboles, tan pendiente de sus problemas, que ni siquiera veía lo que sucedía a su alrededor. Avanzaba taciturna y así llegó a su casa, la que constituía su refugio y la separaba de los dolores del mundo. Se dejó arropar por ella, meciéndose entre sus brazos hasta quedar dormida. No comió nada, su apetito se había esfumado, del mismo modo que las ilusiones, le hubiera gustado meterse en algún agujero donde pudiera permanecer por tiempo indefinido, hasta que la situación cambiara, no tenía ganas de seguir luchando.
Cinco años con el negocio y solo el primero había sido interesante, los clientes querían charlar y consumir a partes iguales, Amina les escuchaba asintiendo con la cabeza, mientras llenaba la bandeja con los dulces solicitados; fueron buenos tiempos para la joven. Después todo sucedió de forma inesperada, primero una maldita...

 

paseo

06 Agosto 2013, 07:45